lunes, 4 de febrero de 2008

CTI nos la hace difícil...

Nunca solemos hablar de estas cosas en el blog, pero… Hace un año que venimos viajando por todo el continente. Como comprenderán, tener buena comunicación es vital para coordinar los encuentros con los entrevistados, para estar encima de los miles de detalles logísticos que intervienen en el armado de los rodajes… Y para poder escuchar a nuestras familias, que soportan largos períodos en los que nos ausentamos de nuestras casas para poder hacer Mp3.
Cada vez que llegamos a un país, prendemos nuestros CTI (que es la compañía que nos “provee” señal, y a la que le pagamos rigurosamente todos lo meses una abultada cuenta…) rogando que funcionen. Nunca andan enseguida. Antes hay que hacer varios trámites, algunos que duraron más de 24 horas para lograr usarlos. Todo esto a pesar de haber avisado a la compañía con semanas de antelación para que los habilitaran.
Ahora tocamos el límite… Hace 6 días que estamos en La Paz. Y nuestros teléfonos argentinos son una especie de molestia que cargamos en los bolsillos, carteras o cinturones… Los miramos a cada rato, a la espera que algo suene indicando que volvieron a la vida, pero no…
Desde Buenos Aires nos consta que se hicieron todas las gestiones habidas y por haber… Pero nada…
Por suerte, tenemos un excelente chip de BOMOV, una compañía de aquí, que nos permite hablar dentro de Bolivia a un costo razonable.
CTI, que promete alcance internacional con solo prender el aparato… No sabe, no contesta…

2 comentarios:

musiqero dijo...

asi son las empresas telefónicas y de celulares, para que contrates el servicio y compres el aparato tienen toda la disponibilidad del mundo, ahora bien el día que tenes algun problema o intentes darlo de baja .... anda preparando los nervios
perdón ya me tranquilice, dejando de lado el descargo, espero que todo se solucione y que los podamos ver pronto

Liliana dijo...

No se preocupen que no solo CTI es el problema. Yo tengo Personal y pese a que antes de irme hice las "gestiones necesarias" y me aseguraron que en Bolivia podría usar mi teléfono... terminé comprando un chip de " Tigo" jeje
Por lo menos usé el teléfono para sacar fotos jaja.
Saludos,
Liliana.